Español Trés – ¿Son los estereotipos verdaderos?

(Esta página es tarea escrita de mi clase de Español Trés. Lo escribí en 1995.)

Hay muchos estereotipos que se asocian con los estudiantes de Brown. Algunos son ciertos, y algunos son falsos. Vamos a ver cuáles son verdaderos.

Dicen que las ideas políticas de estudiantes de Brown son liberales. No es la verdad que todos son demócratas o socialistas, pero estoy de acuerdo que la mayoría son liberales. Seguramente, en comparación con los estudiantes de Harvard o Yale, todos los estudiantes de Brown son liberales.

También, ellos creen que nosotros somos vegetarianos. Mucha gente no come carne en el “Ratty” o el “V-Dub”, pero creo que eso es porque la carne en las cafeterías es mala. No son vegetarianos porque a ellos les gustan las animales: ¡son vegetarianos porque es necesario comer algo!

El estereotipo de que las padres de los estudiantes de Brown son ricos es cierto en muchos casos. En comparación con los estudiantes de escuelas públicas, nuestros padres son ricos. Pero, todos los padres de estudiantes de Brown no son millonarios; cuesta mucho asistir a esta escuela y hay pocos padres que pueden pagar todo sin dinero de la Oficina de Ayuda Financiera.

Los estudiantes de las otras escuelas en la Liga de Hiedra (Harvard, Princeton, Cornell, y otras) dicen que Brown es las escuela para los estudiantes perdidos – aquellos que no saben lo que quieren estudiar o lo que van a hacer cuando terminan con la escuela. También, se dice que estudiantes de Brown nunca estudian, usan drogas, y tienen el pelo azúl o verde. Creo que estos estereotipos son falsos. Al contrario, la mayoría de los estudiantes de Brown trabajan y juegan con la misma pasión como los otros estudiantes.

Español Trés – ¡Estoy harto de la actividad de los políticos!

(Esta página es tarea escrita de mi clase de Español Trés. Lo escribí en 1995.)

Editor:

¡Estoy harto de la actividad de los políticos! Ellos no hacen nada útil. Cuando los candidatos políticos salen en campaña, dicen que van a ayudar mucho a la gente de la ciudad. Pero nosotros sabemos más: del dicho al hecho, hay un gran trecho.

Por ejemplo, odio el gasto inútil. Los políticos mandan que demos impuestos, pero el dinero no se está usando bien. Para que no haya demasiado comida, mandan que los campesinos no cultiven y les dan plata. Creo que este uso del dinero es absurdo. En vez de esta costumbre, el gobierno debe decir a los campesinos que necesitan cambiar de trabajo. También, se gastan los impuestos en los estudios científicos. Algunos de los estudios son inútiles porque se estudian cosas ridículas como el vuelo de los cerdos.

Otro ejemplo es que muchos de los políticos son corruptos. Ellos les hacen favores a los contribuyentes financieros. Cuando una ley puede afectar a sus amigos, los políticos cambian sus opiniones y votan diferente. También, hacen cosas ilegales y mienten a la gente para ser reelegidos.

La última razón por la cual estoy harto del gobierno es que no dan dinero para la educación. Las escuelas no tienen suficiente libros para todos los estudiantes y falta el equipo para los deportes. No hay suficiente dinero para pagar a los maestros que merecen ser pagados. ¿Por qué? ¡Se gastan todo en el ejército! Creo que el propósito principal del gobierno es la educación de los jóvenes. No tenemos muchos enemigos; los políticos deben gastar el dinero en la educación en vez que en los militares.

Español Trés – Querida Srta. Alicia

(Esta página es tarea escrita de mi clase de Español Trés. Lo escribí en 1995.)

Querida Srta. Alicia,

Soy profesor de estudios hispános. Trabajo en una universidad muy prestigiosa y enseño una clase de español introductoria. Me gusta enseñar a los estudiantes porque son muy listos. Pero tengo un gran problema: ellos nunca hacen la tarea. Les he dicho que es muy importante que estudien si quieren aprender el idioma. Pero, cada mañana, cuando empezamos a hablar, nadie sabe el vocabulario ni la gramática.

He tratado de explicarles que no sacarán notas buenas si no estudian español fuera de la clase. No me han escuchado. También, he mandado a los estudiantes a ir al laboratorio de lenguas cada semana para practicar la pronunciación. Dudo que la hayan practicado. Se ponen nerviosos cuando pido que me digan cuántas horas han practicado durante la semana. Ya que todos dicen que hablaron por dos horas, creo que algunos mienten. Cuando discutimos algo en clase, pocos hablan.

Alicia, ¿qué debo hacer? No quiero dar notas malas a todos. ¡Quiero que aprendan el idioma! Déme algunos consejos. ¿Cómo puedo alentarles a estudiar?

Sinceramente,

Profesor de Perezosos

Querida Profesor de Perezosos,

Creo que el problema es suyo; los estudiantes no son culpables. Sugeriría que mande Ud. menos. Recuerde que tienen otras clases y otra tarea. Para asistir a universidades graduadas, es importante que saquen notas buenas en todos sus cursos. Si no tienen tiempo para hacer toda la tarea de español, sea amable; no les dé notas malas. También, pídales que vayan al laboratorio por solamente una hora.

Me parece que los estudiantes aprendarán el español cuando tienen incentivos. Recomiendo que tomen cervezas antes de la clase. Dé una fiesta cada mañana y invite a todos sus estudiantes. Entonces, durante la clase, hablarán mucho sobre cualquier tema. Si hablan más, aprendarán el vocabulario y la gramática. Si aprendan el vocabulario y la gramática, ¡pueda darles notas buenas! Su “gran problema” está resuelto.

Sinceramente,

Alicia

 

Español Trés – Las fiestas con mi familia

(Esta página es tarea escrita de mi clase de Español Trés. Lo escribí en 1995.)

Cuando yo era niño, me divertía mucho cuando mi familia celebraba la fiesta de la independencia. Cada año, teníamos una gran celebración con los vecinos en la calle. Me gustaban la música, la comida y la gente. Pero, me encantaba muchísimo los triquitraques y fuegos artificiales.

Cada año, en la tarde del 4º de julio, mi familia estaba preparando para la fiesta y la gran cena. Mi padre, mi hermano y yo barríamos la calle y limpiábamos las sillas y mesa. También, yo y mi mamá cocinábamos mazorcas de maíz tiernas, el pollo asado, y pan con mantequilla y ajo.

En la noche era la fiesta. Todos los vecinos se congregaban en la calle y bebíamos y cenábamos. Escuchábamos música y hablábamos con los vecinos. Todo el mundo se divertía mucho. Entonces, mirábamos los fuegos artificiales – los cohetes, las flores, y los buscapiés. Me gustaban los colores y el ruido.

Hace diez años, algo extraño ocurrió durante la fiesta de la independencia. Después de la cena, mirábamos los fuegos artificiales como de costumbre. Un chico encendió un cohete, pero no voló verticalmente – voló horizontalmente y chocó con el jardín de mi casa.

Inmediatamente, el jardín se encendió y hubo un gran fuego. Un vecino corrió rapidamente al jardín y se quitó el suéter. Él golpió el fuego con el suéter muchas veces y entonces el fuego se extinguió. Mis padres le dijeron mil gracias. Era un hombre muy amable y generoso.